Entierro


El proceso de entierro consiste en ubicar el cuerpo del fallecido en un ataúd para luego ser llevado a un cementerio donde este féretro es colocado en el suelo mediante la excavación de un pozo. Luego esta bóveda es cubierta nuevamente con tierra y se dispone sobre ella una lápida que indica los datos de la persona fallecida. 

 

Volver al Glosario