Figo, el perro que despidió a su amo en la tumba


La foto del perro Figo, un pastor alemán, despidiendo a su amo durante su funeral está recorriendo el mundo. Aquí te contamos cómo ha sido esta despedida.

Figo y Jason, emotiva despedida

Figo es un pastor alemán que pertenece al escuadrón canino de la policía de Kentucky de Estados Unidos. Con él trabajaba diariamente el oficial Jason Ellis, de 33 años, quien falleció producto de una emboscada de ladrones en una salida de la autopista local. El policía y el perro estaban especializados en el área de drogas y sustancias ilegales.

Jason Ellis falleció el sábado 1 de junio en Kentucky. Para la ceremonia fúnebre en el cementerio de Highview Chaplin asistieron familiares, amigos cercanos y su perro ayudante, Figo. Notablemente triste, Figo despidió a su amo durante su entierro manteniéndose firme junto al ataúd y tocando todo el tiempo el féretro que lo transportaba. Las autoridades aseguran que el perro y el oficial eran verdaderos compañeros y amigos por lo que han decidido que la mascota sea retirada del servicio para ir a vivir con la familia de Ellis.

Una nueva historia de fidelidad hacia su amo

Una vez más las mascotas nos demuestran su fidelidad y amor a sus amos. Numerosas historias han sido testigos de esta valentía de los animales capaces de arriesgar su vida por su amo o esperar años para que su querido compañero regrese. Por eso queremos recordar algunas de estas historias. Por un lado, podemos mencionar a Lilica. Esta perra callejera vivía en un depósito de chatarra de Sao Carlos, Brasil. Estuvo abandonada hasta que Neile la llevó a su humilde casa donde faltaban alimentos. Un día, Lilica decidió ir a buscar esta comida topándose con una mujer que se hace cargo de perros y gatos de la calle desde hace 30 años. Lucía le daba de comer a Lilica quien cada noche se llevaba la bolsa con las sobras para los animales que, como ella, vivían en la pobreza de la casa de Neile.

Otra conmovedora historia ocurrió en una localidad llamada Bogatanga, de Ghana. Allí abandonaron debajo de un puente a un bebé de dos semanas. Una perra de una granja cercana escuchó los llantos de un niño por lo que no dudó en ir hasta el lugar. La perra no sólo descubrió dónde se encontraba el bebé sino que se mantuvo todo el tiempo a su lado para darle calor y compañía.