Llegó a su propio novenario luego de andar de fiesta


Un hombre espantó a su familia luego de llegar vivo a su propio novenario cantando “Cabecita dura” de la Arrolladora Banda Limón.

Un novenario con sorpresas

Cosme Juárez de 43 años creía que en su casa ubicada en la colonia Arroyo del Maíz, en Poza Rica, Veracruz, estaban haciendo una fiesta y no lo habían invitado. Sin embargo, los gritos que había en el domicilio al verlo llegar caminando espantaron a este hombre que ingresó cantando “Cabecita dura” de la Arrolladora Banda Limón. Es que al ver a su pariente sano y salvo, las hermanas y sobrinos se dieron cuenta de que a quien sepultaron tras identificarlo en la morgue era un desconocido.

Cosme llegó a su novenario en estado de ebriedad con una botella de cerveza en la mano luego de pasar varias horas de fiesta. Sus familiares lo habían confundido con un indigente que murió de cirrosis por lo que veló, sepultó y le rezó a un desconocido. Para todos los males la familia decidió hacer el funeral que Cosme se merecía empeñando sus bienes para cubrir los gastos funerarios y comprarle un traje, calzoncillos y zapatos nuevos. Este indigente fue enterrado en la tumba de sus padres por lo que luego de conocer sobre la aparición de Cosme, su familia tuvo que acudir ante las autoridades para aclarar la situación y exhumar el cuerpo que se encontraba en la tumba de sus padres.

La identificación del cadáver

Cosme trabaja como bolero y luego del fallecimiento reciente de una de sus hijas de 15 años que vivía con su madre en Matamoros, Tamaulipas, estuvo deambulando por diversas cantinas sin comunicarse con su familia durante una semana por lo que pensaron que el indigente que encontraron fallecido era Cosme.

Tras el susto por la aparición del muerto, los familiares acabaron entre risas y preguntándose a quién le lloraron y rezaron. A Cosme lo confundieron con un indigente que murió de cirrosis hepática en el Hospital Regional de Poza Rica y que había sido recogido por socorristas del Escuadrón Nacional de Rescate de una banqueta del mercado local. Tres hermanos de Cosme y una sobrina acudieron al Servicio Médico Forense para identificar el cadáver. El parecido físico entre Cosme y el indigente había llevado a los familiares a confirmar que el cuerpo pertenecía a Cosme Juárez. Un error lo puede tener cualquiera ¿no?