No estaba muerto… andaba de fiesta


La familia de Jorge Flores López lo dio por muerto luego de varios días de intensa búsqueda.

Ellos lo dieron por muerto… Él estaba de fiesta

 

Jorge Flores López fue confundido con el cuerpo de otro hombre de similar apariencia física.

 

Como era de costumbre el músico Jorge Flores, de 51 años, había desaparecido de su casa después de varios días… Entregado al alcohol luego de la muerte de su madre y la infidelidad de su esposa, la familia no denunció su desaparición ante las autoridades policiales ni tampoco recibió ningún tipo de comunicación ni mensaje de este hombre por lo que, luego de incesantes averiguaciones, lo dieron por muerto. Mientras Jorge andaba de parranda, toda su familia lo buscaba incansablemente e inclusive fueron notificados de que una persona con sus similares rasgos físicos había fallecido por lo que acudieron a la morgue del Servicio Médico Forense para identificar y reclamar su cuerpo.

 

¡Ese muerto no soy yo!

 

Fue la hermana de Jorge y su sobrina quienes acudieron a la morgue a identificar al familiar.

 

Cristina Flores, hermana del supuesto difunto, acompañó a su sobrina Emma para asumir la difícil tarea de reconocer el cuerpo de su padre en una escena marcada por el estupor, la angustia y el llanto. Una vez finalizados los procedimientos administrativos necesarios, el cadáver fue trasladado hasta la casa de Jorge en el que los seres más queridos estaban esperándolo para brindarle su último adiós. 

Sin embargo, la gran sorpresa vino horas después cuando vieron que Jorge ingresó sano y salvo a su hogar. Luego de una borrachera de varios días y sin ninguna comunicación con la familia, Jorge decidió volver a su casa de Santa Ana Chiautempan, estado de México, a unos 50 kilómetros de la capital, encontrándose para su sorpresa que era velado por sus familiares y amigos más cercanos que rezaban junto al cuerpo su descanso eterno. Entre gritos, llantos y alegría, las personas que oraban por Jorge lo recibieron con alegría aunque también con profunda confusión. Un amigo de Jorge lo había traído en un taxi al encontrarlo deambulando por la Colonia Buenos Aires en un evidente estado de ebriedad luego de una incansable ronda de alcohol…

 

¿A quién estamos velando?

 

Sorprendida, la familia decidió devolver a la morgue el cuerpo que estaban velando.

 

El cuerpo que había sido erróneamente identificado como el de Jorge Flores fue encontrado  entre la maleza del Parque Deportivo del barrio San Onofre determinando que las causas de su muerte fueron una insuficiencia respiratoria aguda producto de una insuficiencia hepática y broncoaspiración. Luego de la sorpresa por la llegada de quien supuestamente estaban velando, la familia decidió notificar a la morgue sobre lo sucedido. A las pocas horas, un médico legista, peritos y funcionarios de la Policía Ministerial acudieron al domicilio para trasladar nuevamente el cuerpo hacia la refrigeración en espera de que algún familiar reclame por él. 

Mientras tanto su hermana, Cristina Flores, asegura que entregarán la caja fúnebre, flores, velas y el café para que los auténticos seres queridos de este difunto puedan realizar la despedida. Sin embargo, otros familiares se han mostrado realmente enojados luego de haber gastado inútilmente más de 30 mil pesos mexicanos en una persona equivocada. Por último, la familia deberá esperar la citación correspondiente para declarar respecto a este confuso episodio para así evitar cualquier consecuencia legal al respecto.