Resucita en su funeral por ola de calor


A veces el ser humano puede crear historias increíbles para poder pagar sus deudas. Sino lee atentamente la historia de este chino que ha decidido fingir su muerte para cobrar una alta indemnización.

El plan para fingir su muerte

Han, un vendedor de refrescos en el centro de China, ha decidido dar fin a sus problemas económicos ideando un plan macabro. El joven fingió su propia muerte para que su familia recibiera una indemnización. Para ello Han simuló haber recibido una paliza de la policía “chengguan”, un cuerpo uniformado que en los últimos meses ha logrado acaparar la atención de los medios de comunicación chinos debido a la muerte de diversos vendedores ambulantes.

Han había sido detenido en una de estas disputas por el control de la venta ambulante mientras que otros vendedores que fueron arrestados con él aseguraron, con total complicidad, que Han había muerto debido a los golpes recibidos de la fuerza policial por lo que su familia exigía una alta indemnización para compensar su muerte.

El calor que arruinó el plan

Sin embargo, a veces los planes no salen como lo esperamos y tal es el caso de Han. En la ciudad china de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, el calor durante los meses de verano resulta insoportable considerándola una de las ciudades más calurosas de China. Más aún si consideramos que la región sur del país está experimentando la ola de calor más importante que ha habido en los últimos 140 años.

Y ese día no fue la excepción. Este calor infernal que llegaba a los 45° fue fatal para que el plan de Han saliera como lo esperaba. Luego de dos horas de iniciada la ceremonia, el calor que este joven sentía en el ataúd resultó insoportable a tal punto que salió del mismo para ir a tomar una botella de agua dejando espantadas a las 300 personas y 80 policías que asistieron a su despedida. Sus primeras palabras fueron "no puedo más” mientras bebía el ansiado refresco. Parece que este joven no integrará la lista de las más de diez personas que han muerto durante el mes de julio en China debido a las altas temperaturas por lo que su plan para cobrar la indemnización ha quedado truncado.