Un joven tailandés se casa con su novia muerta


Una ceremonia budista reafirmó el amor de este joven con su amada esposa aún después de su muerte.

El destino no quiso verlos casados

La pareja se conoció diez años atrás cuando ambos eran estudiantes de la Universidad del Este de Asia en Tailandia. Luego de varios años de relación decidieron casarse pero la boda se había pospuesto varias veces debido a los horarios agitados de Chadil Deffy que había sido pre-ocupado para completar sus estudios y Ann que estaba centrada en su carrera

Finalmente el destino intervino fatalmente y el 3 de enero de 2012 la pareja sufrió un accidente automovilístico que produjo la muerte de la prometida. Las lesiones profundas que había recibido Ann hicieron que el joven fuera corriendo a la sala de emergencias de un hospital cercano donde, luego de seis horas de espera para asistirla, la joven murió.

Hasta que la muerte nos separe

Un día después, el 4 de enero de 2012, el joven de 28 años decidió casarse con su amada y celebró una boda budista en Surin, Tailandia, en la que asistieron sus familiares y amigos. El novio lucía impecable con su esmoquin negro, sombrero y frac. La novia estaba vestida para la ocasión con un vestido de novia de satén blanco adornado con encaje y perlas. También poseía un ramo de novia de color rojo y blanco.

Luego de declararle su amor, el novio le colocó un anillo de diamantes en el dedo de su ahora esposa como una representación simbólica de su amor eterno. El joven lamentaba profundamente no haberse casado con la mujer que amaba cuando aún vivía.

La esposa del tailandés fue enterrada

Ann fue enterrada inmediatamente después de la ceremonia acompañada por las coronas obsequiadas por los estudiantes que habían compartido con ella largos ratos en la universidad. En la cultura budista los funerales se desarrollan distendidamente y rara vez derraman una lágrima. Inclusive los monjes meditan sobre cadáveres para recordar la finitud de la vida.