Una mujer fue enterrada pero estaba viva


¿Quién alguna vez no tuvo temor por ser enterrado vivo? Conoce la historia de esta mujer que se “despertó” de su ataúd cuando ya había sido sepultada.

¡Se escuchan ruidos!

 

La mujer había sido declarada clínicamente muerta en un hospital de Grecia.

 

Con 45 años de edad y dos hijos, una mujer griega, cuyo nombre se mantuvo en reserva, fue declarada muerta luego de padecer cáncer en una clínica privada de Tesalónica. La familia preparó la ceremonia funeraria para despedir sus restos y unas horas más tarde le dio su sepultura. Sin embargo, el asombro y desconcierto llegó tan sólo una hora después. La mujer que había sido enterrada hacía una hora “despertó”  dentro de su tumba causando la conmoción de todos los que estaban ese día visitando el cementerio de Peraia, cerca de Tesalónica, en Grecia.

Según los testigos, los visitantes del camposanto alertaron a la policía de que escucharon golpes, gritos y ruidos ahogados que parecían originarse desde el interior de una tumba. Informada de este extraño suceso, la policía procedió a extraer el ataúd mientras llamaron inmediatamente a un médico para que confirmara su deceso. Finalmente este profesional de la salud declaró que la mujer fallecida ya no daba señales de vida. Los ciudadanos, policías y forenses griegos no pueden salir aún de su asombro…

 

¿De quién fue la culpa?

 

Se iniciaron las investigaciones forenses y policiales para determinar cuáles fueron las causas de este hecho.

 

Considerando el testimonio de los visitantes del cementerio así como de los empleados del lugar que han coincidido en asegurar sobre estos gritos de pedido de auxilio, la policía forense de Tesalónica ha decidido realizar una autopsia para analizar si la mujer falleció asfixiada en el interior del ataúd. Mientras la familia está a la espera de estos resultados médicos para iniciar una demanda contra los médicos que la atendieron, Chrissi Matsikoudi, médica convocado al cementerio, asegura que la mujer estaba muerta desde hacía largas horas y que se habían hecho varias pruebas, incluyendo pruebas de insuficiencia cardíaca, para comprobar su defunción por lo que no creía en las palabras de los testigos. Además aseguró que quien se encuentra en un estado de rigor mortis no podría haber gritado y golpeado de la manera en que se dice que ella lo hizo.

 

¿Podría haber sufrido de catalepsia?

 

¿Es posible que haya sufrido un episodio de catalepsia? Aquí te contamos de qué se trata esta “muerte aparente”.

 

La catalepsia es un estado biológico que manifiesta todas las características de una muerte pero no lo es. Es por este motivo que comúnmente es llamada “muerte aparente”. La persona se muestra supuestamente muerta, inmóvil y sin signos vitales. Se trata de un estado en el que el individuo puede estar en un estado de inconciencia o bien puede ver y oír a la perfección todo lo que sucede a su alrededor sin poder moverse. Este estado puede permanecer por minutos, horas o inclusive varios días por lo que en la actualidad se suele realizar un electroencefalograma a todos aquellos pacientes que se los asume como un muerto “sospechoso”.

Los síntomas de la catalepsia son postura extremadamente rígida, funciones corporales lentas, piel pálida, insensibilidad al dolor, pérdida del control muscular, entre otros. Suele ser causado por la epilepsia, el mal de Parkinson, abstinencia por consumo de cocaína, esquizofrenia, entre otros. ¿Cuál es la mayor gravedad de este estado biológico? La persona puede ser enterrada cuando permanece aún con vida ya que aparentemente no presenta signos vitales por lo que puede “despertarse” en cualquier momento dentro de su ataúd.

¿Será esto lo que sucedió en Grecia? Por ahora, sólo queda esperar las investigaciones forenses.