Destacados


Las Mejores y Peores Propagandas Funerarias



Videos de Humor Funerario

 

 

El perfil del Director Funerario


Para que un director funerario pueda brindar un servicio fúnebre de calidad a las familias que llegan a su negocio es imprescindible destacar algunas habilidades que deberá tener aquella persona que desea ocupar este puesto clave de la empresa. 

1. Perfil del Director Funerario

2. Funciones del Director Funerario

3. Claves para que el Director Funerario fidelice a sus clientes

4. Requisitos Educativos del Director Funerario



1. PERFIL DEL DIRECTOR FUNERARIO

 

HABILIDADES DE COMUNICACION

Las familias concurren a la casa funeraria debastadas por la muerte de su ser querido por lo que es importante entablar una conversación de confianza y profesional con ellas.

 

Las reuniones con las familias están caracterizadas por una gran carga emocional por lo que el director debe mostrarse seguro, práctico e imperturbable. Para asegurar los mejores niveles de profesionalidad en el negocio es importante respetar la confianza que el cliente deposita en el director funerario. Por lo tanto, es primordial no sólo informar con claridad sobre los servicios que brinda su empresa sino también hacerle llegar los deseos de su casa funeraria para acompañarlo en este difícil momento brindándole contención y un espacio de tranquilidad en donde conocer sus inquietudes respetando la elección personal de los clientes de acuerdo a sus creencias religiosas y culturales. 

 

INFORMACIÓN SOBRE SERVICIOS FÚNEBRES Y LEYES

El director funerario debe estar capacitado para informar a las familias sobre los servicios fúnebres disponibles considerando el cumplimiento de la ley en su país.

 

El director de la funeraria debe brindar información completa y profesional sobre los distintos servicios disponibles así como del costo de cada uno de éstos. Para ello deberá escuchar los deseos y expectativas de las familias respecto a este último adiós con el objetivo de ofrecerles la ceremonia que mejor se adecúe a sus necesidades y presupuesto. En este sentido, debe estar en pleno conocimiento de las leyes que regulan el servicio fúnebre en su país para evitar inconvenientes al momento de organizar y cumplir con la ceremonia. También es imprescindible conocer y comprender las creencias, los rituales y las ceremonias asociadas con la muerte en el país en donde se encuentra la casa funeraria.

 

HABILIDADES ADMINISTRATIVAS

Estas habilidades administrativas incluyen la capacidad para diseñar presupuestos por escrito en donde se detallen todos los productos y servicios funerarios contratados. 

 

El director funerario estará a cargo de todas las tareas implicadas en la organización del funeral incluyendo desde la recepción del cuerpo en la casa funeraria hasta el traslado del difunto al cementerio. Por lo tanto, este puesto requiere de una persona con habilidades administrativas para ocuparse de las reservas, formularios y procesos administrativos implicados en la coordinación de los servicios funerarios según los requisitos establecidos por las leyes del país. Para ello debe poseer conocimientos de contabilidad e informática como, por ejemplo, habilidades en programas de base de datos y paquetes de diseño.

 

GESTIÓN DEL TIEMPO

Una de las habilidades más importantes para un director funerario es saber gestionar el tiempo para llevar a cabo una ceremonia organizada y debidamente coordinada.

 

La gestión del tiempo es una habilidad que será diferente para cada persona por lo que cada director deberá encontrar la que se adecúe mejor a su personalidad y estilo de trabajo. Un servicio fúnebre es un acto público en el que asisten decenas de amigos, familiares y conocidos de la persona fallecida para darle el último adiós. Este servicio debe ser brindado en el término de pocos días por lo que es primordial tener una gestión eficaz del tiempo para lograr la coordinación de los distintos sectores de la casa funeraria. Además no será la única ceremonia que se desarrolle en la funeraria por lo que debe ser capaz de cumplir con las necesidades de todos sus clientes a la vez en un tiempo limitado. Para que esta gestión sea eficaz se requiere de un excelente trabajo en equipo que sea liderado por el director funerario con el fin de que todos sus miembros conozcan con claridad cuáles son sus responsabilidades y las tareas que les fueron asignadas. 

 

Los directores de funerarias tienen que ser capaces de poner sus propias emociones a un lado para poder desempeñar su función con eficacia. Es esta actitud responsable y profesional frente a las familias la que le permitirá asegurarles un servicio de calidad en donde se necesitarán de excelente habilidades de comunicación y compresión para saber tratar con personas que están atravesando uno de los momentos más dolorosos de su vida.

 

2. FUNCIONES DEL DIRECTOR FUNERARIO


El director funerario es la persona encargada de planificar el funeral en nombre de los familiares comprendiendo desde el asesoramiento profesional hasta la realización de los preparativos fúnebres.  

El Director Funerario debe tener buenas habilidades de comunicación, capacidad de planificación y comprensión ante los sentimientos de las familias que se acercan para conocer sus servicios.  Se trata de un trabajo que requiere de la disposición del director durante las 24 horas del día, los 365 días del año para proporcionar contención emocional, asesoramiento y ayuda práctica. A continuación le contaremos cuáles son las principales tareas laborales de una de las personas más importantes de la empresa funeraria.

 

INFORMAR A LOS CLIENTES

El director funerario establece una comunicación cercana con la familia para conocer cuáles son sus deseos y expectativas respecto a este funeral.

 

En momentos de tanto dolor y confusión, a las familias les puede resultar imposible pensar en los detalles técnicos y legales que conlleva la ceremonia del adiós. Los directores de funerarias contendrán a las familias frente a las reacciones emocionales propias del duelo como el desconcierto, la ira, la indecisión, etc. Para ello es importante que posea un oído comprensivo dispuesto a escuchar los deseos del servicio fúnebre para luego combinarlos con los requisitos prácticos y legales con el fin que esta prestación sea adecuada para la familia. Esta información será brindada en un marco de empatía y serenidad en donde el director funerario ayudará a los dolientes a tomar las mejores decisiones en base a una información confiable y sin prisas. Con capacitación profesional en la organización de funerales y acompañamiento a personas en duelo, el director se responsabiliza frente a las familias de organizar la despedida tal como ellos la habían imaginado considerando la escritura en obituarios, la disposición del espacio de la sala velatoria, el traslado del cuerpo hacia el cementerio, etc. En este sentido, le describirá los distintos servicios que ofrece su casa funeraria y le brindará un presupuesto por escrito en donde detallará los componentes que integran la ceremonia junto con el costo de cada uno de ellos.

 

PLANIFICAR Y SUPERVISAR EL FUNERAL

Una de las principales funciones del director funerario es supervisar la actividad de los empleados encargados de llevar a cabo la ceremonia.

 

Luego de la reunión con las familias en donde se ha decidido sobre el tipo de funeral que se organizará, el director comienza a planificar y controlar la ceremonia para que todo salga de acuerdo a lo esperado. Las familias requieren de servicios personalizados distintivos por lo que se requiere de un director funerario que acompañe a la familia a través de cada etapa del proceso facilitando la comunicación fluida entre todos los involucrados en la organización de esta despedida. La supervisión comprende diversas tareas como el traslado del cuerpo, la preparación para su disposición en el ataúd, la obtención del certificado de defunción, los arreglos florales e inclusive la organización y supervisión del entierro en un cementerio local coordinando con éste último no sólo la fecha y la hora del funeral sino la entrega correcta de los certificados y formularios solicitados. Durante el día de la ceremonia, el director funerario se encargará de que el evento se desarrolle sin ningún sobresalto atendiendo a todos los detalles e inquietudes de los dolientes.

 

Basado en una relación de confianza y respeto con el cliente, el director de la funeraria tendrá un rol clave dentro de la empresa siendo la persona responsable de asegurar la calidad de los servicios funerarios. Este director deberá aliviar a las familias de la carga emocional de la organización de la ceremonia sin por ello descuidar los requisitos legales y prácticos que se deben cumplir de acuerdo al país en donde se realiza. 

 

3. CLAVES PARA QUE EL DIRECTOR FUNERARIO FIDELICE A SUS CLIENTES

Los directores funerarios requieren de diversas habilidades y competencias para lograr liderar su negocio sin mayores inconvenientes. Aquí le contamos cómo debe actuar un director funerario exitoso. 

 

La lealtad del director funerario con las familias

Una de las principales responsabilidades de los directores funerarios es diferenciar a su empresa de la competencia. Para ello es importante ofrecer una atención individualizada que se adapte a las necesidades particulares de cada cliente. Esto les permitirá no sólo fidelizar a las familias que acuden a sus servicios sino atraer nuevos clientes. Pero ¿qué competencias debe tener un director funerario para lograr construir esta relación con los dolientes que acuden a sus servicios? Aquí le contamos algunas de ellas.

El director funerario escucha a las familias

Cuando una familia acude a sus servicios es porque un ser querido ha muerto por lo que se encuentran muy dolidos por esta triste situación. Es importante que el director funerario se preocupe por saber sobre sus necesidades más allá de los trámites básicos que cualquier familiar debe hacer para obtener el certificado de defunción, obituario y otros documentos. Hable con las familias sobre ese ser querido que se murió, cómo le hubiese gustado tener su despedida y lo importante que es para usted acompañarlos en este momento. Se trata de hablar con las familias sobre ese ser querido sin que se encuentren de por medio simples trámites, cifras y estadísticas vitales.

El director funerario está comprometido las 24 hs.

Es importante que el director funerario disfrute lo que hace y que esta pasión por su carrera pueda verse en las diversas acciones que inicia en el negocio. Se trata de acompañar a las familias en momentos tan abrumadores mostrándoles siempre su predisposición a ayudarlos. Seguramente usted puede decir que es realmente estresante tener que trabajar con moribundos, muertos y dolientes ya que requiere un compromiso las 24 horas del día pero las familias necesitan que usted sea su puerto en la tormenta. Si usted no está listo para realizar de manera eficiente este trabajo, se ha equivocado de rubro.

El director funerario está presente en el funeral

El director funerario debe hacer todo lo posible para estar presente y acompañar a los dolientes durante el funeral. Un vaso de agua, una palabra amable o alentadora, etc. pueden ser muy útiles para ese familiar que está soportando un dolor incomparable. Seguramente usted dirá que a veces asistir a todos los funerales que se realizan en su funeraria es complicado pero es importante estar por lo menos unos minutos con ellos y recordarles que está presente ante cualquier eventualidad.


El director funerario dedica tiempo a las familias

El director funerario siempre debe tener tiempo y paciencia para dedicar a las familias. El tiempo empleado entre la reunión para los preparativos del funeral y la visita es demasiado corto. Sin embargo, al morirse un ser querido puede resultar difícil y hasta abrumador tener que tomar tantas decisiones en tan poco tiempo sobre el tipo de servicio y la planificación de un funeral. Es en estos casos donde el director funerario debe mostrarse paciente y comprensivo con esta familia que acudió a su negocio para así permitirle a los dolientes planear este servicio sin sentir la presión de tener que tomar una decisión al instante.


4. REQUISITOS EDUCATIVOS DEL DIRECTOR FUNERARIO

La industria funeraria ofrece amplias posibilidades de empleo estable a quienes deciden iniciar su carrera en este sector. Difícilmente afectados por las crisis, este mercado laboral se muestra inmune a las dificultades de la economía regional. Sin embargo, para ser director funerario deberá cumplir con ciertos requisitos educativos de acuerdo al país que se encuentra. A continuación lo informamos sobre la formación que debe poseer un director de pompas fúnebres.

 

AMÉRICA LATINA

En América Latina las carreras vinculadas a servicios funerarios son aún incipientes o, en algunos casos, inexistentes. 

 

Si bien en diversos países de América Latina podemos encontrar cursos de formación para técnicos embalsamadores o para especialistas en tanatoestética, la carrera de director funerario no posee aún un espacio universitario sino que se trata de un trabajo de oficio o bien que se recibe por herencia familiar. Países como Perú, México y Colombia sólo requieren del título de educación secundaria así como amplia experiencia en funerarias para poder ocupar el puesto laboral de director. En Argentina, recientemente se ha iniciado la Tecnicatura para la Gestión de Empresas Fúnebres. Esta propuesta educativa única en Mercosur se dicta en la Universidad Nacional de Avellaneda a mayores de 18 años con título secundario brindando conocimientos sobre bioseguridad, asistencia psicológica, derecho funerario, gestión comercial, innovaciones tecnológicas, etc. Tiene una duración de dos años y medio y está dirigido tanto a quienes no poseen experiencia en el sector como a quienes que, ya trabajando en este mercado laboral, desean ampliar sus recursos.

 

ESTADOS UNIDOS

En Estados Unidos los requisitos educativos así como las licencias varían de acuerdo a cada Estado.


Sin embargo, se pueden señalar algunos requerimientos básicos que serán comunes en gran parte de ellos. Se solicita ser mayor de 21 años, haber finalizado la educación secundaria, tener una carrera de dos a cuatro años en ciencias mortuorias, poseer experiencia y aprendizaje de entre uno o dos años y aprobar el examen oral y escrito de licencia estatal. En caso de desear realizar prácticas de embalsamamiento, los directores funerarios también deberán tener una licencia específica para ejercer esta técnica que irá modificándose de acuerdo a cada Estado pudiendo ser una licencia combinada así como dos licencias distintas, una de director y otra de embalsamador. La carrera de director funerario incluye formación en gestión funeraria, anatomía, fisiología, técnicas de embalsamamiento, contabilidad, consejería en duelo, tecnología informática y servicios al cliente. Además de estos contenidos teóricos se incluyen prácticas obligatorias donde el estudiante adquiere experiencia durante uno o dos años en las operaciones diarias de la funeraria bajo la supervisión de un director funerario con licencia. Con excepción de los casos en los que  haya acuerdo de reciprocidad entre Estados, el director funerario que desee trabajar en otro Estado deberá aprobar el examen de licencia estatal del mismo. 

 

Como pudimos observar, cada país e inclusive cada Estado posee sus propios requisitos legales y educativos para que un Director Funerario pueda ejercer su profesión. Mientras en América Latina sigue siendo un oficio heredado por negocios familiares, en Estados Unidos se ha vuelto en una profesión que requiere del estudio y la aprobación de exámenes. Le sugerimos que consulte en su país sobre los requerimientos necesarios para ejercer este puesto.