Destacados


Las Mejores y Peores Propagandas Funerarias



Videos de Humor Funerario

 

 

Los crematorios, nueva energía renovable en Suecia


La cremación como fuente de energía renovable es una práctica que lentamente se está extendiendo a todo el país.

Los crematorios, nueva fuente de energía renovable

 

Desde hace más de 5 años que se ha comenzado a poner en práctica esta nueva fuente de energía.

 

Parece casi impensado pero ¿te imaginas vivir en una sociedad cuya calefacción sea abastecida por las altas temperaturas de los crematorios? Esto es lo que sucede en Suecia como un método original para reducir la contaminación al medio ambiente así como para enfrentar el urgente desafío de la energía renovable. Este método ha comenzado a utilizarse desde hace más de 5 años en el crematorio local de Halmstad, un pueblo sueco de 55 mil habitantes, donde las altas temperaturas de sus hornos se utilizaban para calentar las instalaciones internas hasta que finalmente extendieron este beneficio a la comunidad en donde residían para calefaccionar los edificios.

Pero ¿cómo surgió esta idea? Ante una revisión ambiental del crematorio de Halmstad se determinó que las chimeneas de sus hornos crematorios liberaban demasiado humo al aire por lo que los inspectores dijeron que deberían comprar nuevos hornos que cumplieran con las normas ambientales vigentes. Cuando los responsables del crematorio evaluaron las consecuencias de la contaminación de estas emisiones al aire así como las posibilidades para su reducción notaron que este humo podría ser una fuente de energía potencialmente útil para calefaccionar no sólo a su empresa sino también a las demás construcciones del pueblo. Esta pequeña semilla pronto crecería a pasos agigantados convirtiéndose en una opción medioambiental realmente efectiva  que comenzó a ser adoptada por diversos crematorios del país. Tal es el caso del crematorio Racksta, ubicado cerca de Estocolmo, quien se ha convertido en la primera empresa cerca de la capital de Suecia en proveer este servicio conectado al sistema público.

 

¿En qué consiste este original proceso de calefacción?

 

Las altas temperaturas alcanzadas por los hornos crematorios son la clave de esta nueva fuente de energía.

 

Los hornos crematorios alcanzan una temperatura de mil 200 grados centígrados mientras que el cuerpo cremado libera una variedad de materiales tóxicos que deben ser filtrados antes de que puedan ser emitidos al aire. Para ello, los gases y humos originados en el proceso deben ser enfriados aproximadamente a 150 grados centígrados mediante un sistema de tuberías que, al hacer circular esas emisiones a través del sistema de calefacción pública, enfriará el humo muy cerca de la temperatura objetivo aprovechando la reducción del gasto de los crematorios en los procesos de refrigeración y filtrado. De esta manera, la energía capturada proviene del gas que se usa para incinerar los cuerpos y para limpiar los residuos.

Suecia, junto a Gran Bretaña y Dinamarca, son los países europeos con mayor tasa anual de cremaciones llegando a un 73% de los casos de fallecimiento abriendo un amplio abanico de posibilidades para la ampliación y perfección de este proceso que permite obtener una fuerte de energía inédita hasta ahora. Con cerca de 4 mil cuerpos incinerados por año, Racksta genera aproximadamente mil 800 megavatios anuales mediante este proceso. Es decir que con esta energía generada en un año podrían calentarse ¡un millón de tasas de té!

 

Planteos éticos de esta nueva fuente de energía

 

Este nuevo método ha generado posiciones disimiles entre los habitantes de Suecia.

 

Reciclar el calor generado en la cremación no es la forma más tradicional de despedir a los seres queridos... Si bien se trata de una tecnología con profundas consecuencias positivas para el medio ambiente debido al aprovechamiento de la energía y la reducción de emisiones al aire, este procedimiento nos enfrenta a un complejo debate ético entorno a la utilización de los cuerpos como fuente de energía renovable. Mientras que para algunas personas se trata de una manera productiva de “aprovechar” la energía originada en las cremaciones, para otros ciudadanos es un verdadero horror que se obtengan beneficios ambientales y económicos de un proceso de tratamiento de cadáveres argumentando que con ello se les falta el respeto a los muertos.

Este polémico debate en torno a la muerte, la tecnología y el medioambiente se profundiza aún más si consideramos que países como Suecia y Dinamarca han vendido el excedente de calor de sus hornos crematorios a empresas energéticas para su uso en casas mientras que la Federación Internacional de Cremación, organismo creado en 1937 para informar sobre la cremación, establece en su Código de Ética que los residuos o productos de una cremación no pueden emplearse con objetivos comerciales. Sin embargo, los defensores de este proceso aseguran que esta nueva fuente de energía no sólo abre un largo camino para diseñar un sistema ambientalmente beneficioso para todo el país sino que permite diseñar instalaciones que se utilicen de manera eficiente dejando de lado los crematorios actuales que fueron creados a finales del siglo XIX. Por lo pronto, es una fuente de energía que aún está en un incipiente proceso de desarrollo y que tan sólo se ha expandido a algunos países europeos como Dinamarca, Suecia y Gran Bretaña.

 

¿Qué opinas respecto a esta nueva fuente de energía? Déjanos tu comentario.