Destacados


Las Mejores y Peores Propagandas Funerarias



Videos de Humor Funerario

 

 

Fabricación de ataúdes ecológicos, la tendencia ecologista que se expandió al mercado funerario


La concepción ecologista revoluciona al servicio funerarioLa concepción ecologista revoluciona al servicio funerario
RestBox es una empresa líder en la fabricación de ataúdes ecológicos

Cada vez son más numerosas las empresas que fabrican ataúdes ecológicos con materiales naturales que se descomponen sin dejar residuos contaminantes.

Ataúdes ecológicos versus la cremación y los ataúdes de madera

El proceso de entierro de un ser humano genera grandes residuos contaminantes que incluyen desde la cantidad de madera necesaria para la fabricación de ataúdes hasta el barniz que se utiliza para lograr el brillo requerido. Sin embargo, los ataúdes no son los únicos causantes de tóxicos sino que también la cremación genera emisiones de gases producidos por los materiales utilizados para la construcción del ataúd. Esto se ve aún más profundizado por la milenaria práctica de arrojar las urnas con las cenizas al mar.

Los ataúdes ecológicos se pueden quemar junto con el cuerpo si la familia opta por incinerarlo exigiendo un menor tiempo de incineración y empleando la mitad de gas que los ataúdes tradicionales. En el caso de que se decida realizar el entierro, debido a sus componentes estos ataúdes se desintegran en unos pocos meses. La cantidad de árboles necesarios para realizar un ataúd convencional permite fabricar 100 ataúdes de cartón reciclable.

Modelos de ataúdes ecológicos

Si bien existen diversos modelos y materiales de este tipo de ataúdes como los fabricados con mimbre o un ataúd en forma de vaina que, junto a su contenido genera vida en la tierra, la compañía argentina Restbox ha logrado posicionarse fuertemente en el mercado funerario mediante la venta y distribución de ataúdes biodegradables realizados en un 70% con cartón reciclado y 30% con celulosa.

Especificaciones de los ataúdes ecológicos

Los ataúdes de Restbox son de fácil montaje ya que tan sólo en unos minutos puede estar armado sin necesidad de utilizar herramientas especiales. Poseen piezas plásticas biodegradables y sistema de cierre de seguridad. Se pueden transportar de manera plegada y pesan sólo 12 kg. Resisten hasta 225 kg de peso y en un contenedor standard entran 450 unidades a razón de 50 unidades por Pallet por lo que su traslado es sumamente sencillo.

Se trata de ataúdes biodegradables sometidos a un proceso de tratamiento para controlar los niveles de acidez en su interior y anular cualquier fuga derivada de la descomposición del cadáver. Al no poseer ceras, metales y barnices no contaminan el agua subterránea de los cementerios y pueden utilizarse como nutrientes para la tierra. Además necesitan la mitad del gas y del tiempo para obtener las mismas cenizas que los ataúdes tradicionales.

Los ataúdes ecológicos se unen a los cementerios naturales

Los fabricantes que promueven este tipo de ataúdes y urnas biodegradables son cada vez más numerosos. En algunos países, especialmente europeos, el servicio de ataúdes ecológicos incluye realizar el velatorio de manera ecológica, es decir, el ataúd se entierra en un bosque cubierto de flores y árboles para que la descomposición del cuerpo se haga de manera natural. También se ofrecen coches funerarios eléctricos para el traslado del féretro al cementerio evitando así la emisión de gases y realizando un recorrido silencioso.

Costo de los ataúdes ecológicos

La compañía argentina Restbox cuenta con distribuidores en Honduras, El Salvador, Bolivia y exporta sus productos a diversos países europeos. El costo promedio es de 100 dólares. Las maneras de despedir a nuestros seres queridos están evolucionando lo que le permite a la industria funeraria lanzar nuevos productos acordes a una mirada ecologista de los entierros. Los servicios que pueden ofrecerse son amplios tales como urnas biodegradables, coches funerarios eléctricos y ataúdes ecológicos que siguen el mismo objetivo: cuidar al medio ambiente aún cuando ya no estemos presentes.