Destacados


Las Mejores y Peores Propagandas Funerarias



Videos de Humor Funerario

 

 

The Urban Death Project convierte los cadáveres en abono orgánico


Lo informamos sobre The Urban Death Project, un proyecto que propone utilizar los cadáveres como material para la creación de abonos orgánicos.

¿Qué es The Urban Death Project?

The Urban Death Project todavía no ha sido ejecutado ya que aún se encuentra en fase de proyecto.

The Urban Death Project es un inédito proyecto de Katrina Spade, una ferviente propulsora del diseño sostenible que ha estudiado la licenciatura en Antropología y una maestría en Arquitectura ¿En qué consiste esta propuesta? Se trata de un sistema de renovación a base de compost que emplea el cadáver de las personas fallecidas como material para la creación de suelos a fin de brindar una alternativa urbana ecológica frente a las formas tradicionales de tratamiento de los difuntos.

Para su Directora Ejecutiva, Katrina Spade, este proceso permite no sólo disponer los cuerpos como ricos materiales para la creación de suelos sino que además permite despedir a nuestros seres queridos de una manera ecológica conectándonos con los ciclos naturales de la vida. La propuesta aún se encuentra en la fase de proyecto por lo que están destinando sus mayores esfuerzos a la recaudación de fondos para así diseñar un prototipo, establecer una estrategia de divulgación en las comunidades y hacer encuestas que identifiquen las necesidades de los ciudadanos que viven en distintas ciudades de Estados Unidos.

 

¿En qué consiste el proceso de The Urban Death Project?

El proceso permite a la familia llevar consigo parte del abono orgánico que han ayudado a crear.

De acuerdo al proceso detallado en el sitio web de The Urban Death Project, el cadáver del ser querido fallecido no tendrá embalsamamiento ya que su descomposición es un paso esencial en este proceso. El núcleo de cemento donde será colocado el cuerpo cuenta con una estructura central de tres pisos que funciona como un gran compostador donde la actividad microbiana y la descomposición aeróbica convierten a los cuerpos en abono para el suelo. Luego de permitirles a los familiares y amigos brindar un último adiós, el cuerpo será colocado en la parte superior del núcleo junto con una mezcla de virutas de madera y aserrín. En este proceso, se emplean recipientes que poseen biofiltros y ventilación mecánica que permiten brindar una ventilación adecuada asegurando que no haya olores desagradables.

Luego de aproximadamente 6 semanas, el cuerpo se descompone y se realiza un procedimiento de tamizado para filtrar objetos extraños como, por ejemplo, dientes de oro o piezas de titanio. Finalmente, este material se coloca en la parte inferior del núcleo donde se convierte en un fertilizante rico en nutrientes que es utilizado por las granjas cercanas y jardines comunitarios. Las familias podrán tomar parte de este abono orgánico para llevarse a sus propios jardines, plantar con él un bello árbol conmemorativo o bien para fertilizar de manera natural a las plantas y árboles del parque favorito de su ser querido. Se trata de un proceso continuo por lo que, al terminarse este abono y extraerse del núcleo, se colocan nuevos cuerpos que darán origen a nuevos abonos orgánicos.

¿Qué te parece esta propuesta? Coméntanos.

 

FUENTE: The Urban Death Project